Una edición con más del 30% de actividades gratuitas y con presencia de cerca de 600 artistas de compañías y propuestas tanto consagradas como emergentes

72.000 espectadores en la 37ªedición de Veranos de la Villa que recupera su vocación internacional

10/09/2021
Veranos de la Villa contó con el espectáculo Wind, de Slovenian National Theater Opera and Ballet Ljublana
Veranos de la Villa contó con el espectáculo Wind, de Slovenian National Theater Opera and Ballet Ljublana

Veranos de la Villa, el festival organizado por el Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, cerró su programación el pasado 29 de agosto con el concierto de la cantante Pastora Soler, encargada de poner el broche de oro a una edición repleta de propuestas que disfrutaron más de 72.000 espectadores en 17 espacios de la ciudad y más de 10 distritos. Además, el festival volvió a los hogares de todos los madrileños, gracias a las retransmisiones de los conciertos ‘Pitingo a Chabuca Granda’ y ‘Ranchera flamenca’, de María Toledo en Telemadrid.

En 2021, Veranos de la Villa recuperó su vocación internacional con propuestas de los cinco continentes y se consolidó como escenario de lanzamientos y propuestas especiales, con el estreno mundial de espectáculos, como ‘Bounce by Circa’, de la premiada compañía australiana, Circa Contemporary Circus; el cierre de gira de la coproducción internacional ‘Broken Chord’, del prestigioso coreógrafo sudafricano, Gregory Maqoma; el estreno en Madrid de la zarzuela ‘La tabernera del puerto’, de la Compañía Lírica Amadeo Vives junto a la Fundación Orquesta y Coro de Madrid;  el lanzamiento oficial del nuevo álbum de María Toledo o la creación ‘ad hoc’ de la pieza teatral ‘No todo son pulgas: memorias y desmemorias de un perro famoso’, de la compañía madrileña Producciones Yllana.

La ilustradora Lara Lars fue la encargada de componer el cartel de este año, con alusiones al verano y a la arquitectura emblemática de Madrid, que llenó de color calles, pantallas y marquesinas de la ciudad. Durante dos meses, desde que Salvador Sobral se encargase de la inauguración en Conde Duque, Veranos de la Villa ha ofrecido 315 actividades, entre todas las funciones, conciertos, exposiciones y conferencias de las más de 50 propuestas culturales programadas, y ha contado con la presencia de cerca de 600 artistas de compañías y propuestas tanto consagradas como emergentes.

“Este año hemos recuperado el espíritu inclusivo y diverso de Veranos de la Villa, un espacio de encuentro de todos los madrileños y sus visitantes en torno a la cultura que nos gusta y que ya es tradicional en este festival, pero también esa ventana a lo novedoso, a lo que se está haciendo aquí y allá y que alimenta y estimula a creadores y a espectadores. Un festival internacional que convierte el verano madrileño en escenario mundial, con propuestas culturales de los cinco continentes”, ha dicho Andrea Levy, delegada de Cultura, Deporte y Turismo del Ayuntamiento de Madrid.

Esta edición especial permitió la ampliación de aforos y la programación en diversos espacios, como el Centro Cultural Conde Duque -uno de sus escenarios principales-, el Parque Juan Carlos I, el Planetario de Madrid, el Teatro Español, las Naves del Español en Matadero, el Claustro del Pozo del Instituto San Isidro, Espacio Abierto. Parque Quinta de los Molinos, el Centro Juvenil El Sitio de Mi Recreo, el Auditorio Municipal Las Trece Rosas, la Junta Municipal de Moncloa o el Parque de la Bombilla. Además, más del 30% de actividades fueron gratuitas.

Veranos de la Villa ha mantenido su apuesta por la accesibilidad con herramientas como los paseos escénicos, bucle magnético, sobretitulado, sonido amplificado o reserva de localidades para personas con limitaciones de movilidad. Un compromiso que ha permitido acercar la cultura a todas las personas, independientemente de sus necesidades de apoyo, y que ha supuesto que el 99% de las actividades contasen con medidas.

El centro educativo más antiguo de España se transforma en teatro de verano

El teatro no podía faltar a su cita con el festival de ocio y cultura del verano madrileño. Esta edición contó con un escenario destacado, el Claustro del Pozo del Instituto San Isidro, el centro educativo más antiguo de España, en el que el Colectivo Állatok/Escénate presentó la pieza jamás representada de Lope de Vega (alumno ilustre del centro), ‘El animal de Hungría’, dirigida por Ernesto Arias. Otro momento clave en este escenario fue la puesta en escena del ‘Romancero Gitano’, de Federico García Lorca, por la veterana actriz Nuria Espert, con la dirección de Lluís Pasqual, dos de las más grandes figuras del teatro español. También aquí se revivieron poemas y cantos de labor en lenguas muertas del mediterráneo en el ‘folk tronado’ de Marta Torrella y Helena Ros, integrantes de Tarta Relena.

En el Teatro Español, Producciones Yllana rescató la historia del perro Paco, el cánido decimonónico que deambuló por el Madrid costumbrista del siglo XIX, en la obra ‘No todo son pulgas. Memorias y desmemorias de un perro famoso’. En Naves del Español en Matadero, Lex Impuxibles arrancaron aplausos con su obra 'Suite TOC núm 6’ en la que abordan con sensibilidad a flor de piel, la problemática de los colectivos con trastornos mentales que padecen en silencio. En la Fundación Juan March se representó ‘Comedias mitológicas’ de Calderón de la Barca en una coproducción con Veranos de la Villa, dirigida por Ernesto Caballero. Para completar el menú teatral, Espacio Abierto / Parque Quinta de los Molinos fue el escenario del espectáculo inclusivo ‘Alicias buscan Maravillas’, una obra ideada por la directora y dramaturga Lucía Miranda.  

Un verano sin circo no es verano

El arte circense también ha tenido un papel destacado en la programación, con la colaboración de Teatro Circo Price en varios de estos espectáculos. Con ‘Carman’, el showman y clown Javier Ariza interpreta a un excéntrico personaje que, acompañado de un icónico Seat 600, escenificó una narrativa inolvidable. La compañía suiza Finzi Pasca, creadores principales de dos ceremonias olímpicas, recuperaron el espectacular montaje del bosque de luces que diseñaron para el estadio olímpico de Sochi para dar calidez a ‘Bianco su Bianco’, una fábula contemporánea repleta de malabares, música y humor. Y el humor, distópico y absurdo, también estuvo presente en ‘Ethos’, de Producciones Chisgarabís. Con ‘Trece’, de Puntocero Company, el Gran premio mundial de magia, Miguel Muñoz, la actriz y trapecista Zenaida Alcalde y la ventrílocua y Got Talent España, Celia Muñoz, exploraron las raíces del vodevil, con números de una gran calidad formal y visual.

Música, el lenguaje universal que anima los Veranos de la Villa

El Patio Central de Conde Duque acogió el estreno de la zarzuela ‘La tabernera del puerto’, de la Compañía Lírica Amadeo Vives, un clásico renovado en las voces de la soprano Ruth Terán, el tenor Sergio Escobar y la dirección de Víctor Pablo Pérez y la colaboración de la Fundación Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid.

En el concierto gratuito ´Música y amor´, la Banda Sinfónica Municipal de Madrid, bajo la batuta de su director Jan Cober, ofreció nuevas sonoridades y estilos musicales del siglo XXI, en el Auditorio al aire libre Pilar García Peña, del distrito de Hortaleza. Sin dejar el flamenco, la cantante María Toledo estrenó en Madrid su sexto disco, ‘Ranchera flamenca’, un álbum que aúna la mística mexicana con la armonía del piano, la guitarra española y el soniquete flamenco, en esta ocasión acompañada de Andy y Lucas y el bailador José Carmona ‘Rapico’.

Fusión de flamenco, jazz y mucha maestría es lo que ofrecieron Carles Benavent, Tino di Geraldo y Jorge Pardo, “El trío”, los veteranos músicos se reencontraron para recordar sus ‘20 años’ juntos y presentar su último trabajo, Flamenco Leaks. Con motivo del 20 aniversario de Casa Asia y el 75 aniversario de las relaciones diplomáticas entre España y la República Islámica de Pakistán, y en colaboración con Casa Asia y la embajada de la República Islámica de Pakistán, Veranos de la Villa programó el concierto del pianista y compositor, Abdón Alcaraz, que presentó su cuarto LP, ‘Soniché’ (Silencio). Alcaraz contó con la colaboración de Ashraf Sharif Khan, músico procedente de la ilustre escuela Poonch Gharana de sitar tradicional, y con Shahbaz Hussain, uno de los mayores virtuosos de la tabla de su generación.

La banda toledana Veintiuno llegó con su ‘Corazonada’ al patio de Conde Duque, su último álbum cargado de pop negro, toques funk, blues y R&B que les ha ganado el reconocimiento de público y crítica en tiempo récord. Vinculada más de una década a los circuitos de la noche madrileña, Julia de Castro inauguró la agenda de agosto con su primer álbum en solitario, ‘La Historiadora’, un disco ecléctico y una transgresora puesta en escena que encendió el ambiente de la noche estival, para abrir paso a Natalia Lacunza, que trajo una muestra de su personal estilo, mezcla de bedroompop, R&B, o soul, acompañada de la Tiny Band.

En ‘Fight For Your Rights’, se reivindicó la música como cultura y propuesta que contribuye al fortalecimiento de las distintas identidades. Madrid rindió homenaje a este disco en un concierto a cargo de una banda de músicos curtidos en las jam sessions de la ciudad y la participación de artistas invitados como Aurora (Aurora & the Betrayers), Deborah Ayo (Freedonia), Iñigo Bregel (Los Estanques), Igor Pascual (Loquillo) y Germán Salto.

Veranos de la Villa es también un escenario para marcar tendencia y señalar la música que viene. El ciclo Sonidos en el Patio ofreció dos conciertos que reunieron a las bandas y artistas más incontenibles e imprevisibles del underground madrileño. Los sonidos oscuros del artista multidisciplinar Megane Mercury, el sonido tropical de Fresquito y Mango, el reggaeton de Bea Pelea, el carisma del grupo post pandemia Menta y la mezcla de estilos de Marta Movidas. Ritmos y letras actuales, desenfadadas y visualmente fascinantes que repartieron electropop, reggaetón, j-pop y rock a partes iguales.

Más propuestas musicales pudieron verse en el Planetario de Madrid en el ciclo Música en Órbita, comisariado por About Music, con las composiciones audiovisuales de Maotik y Pandelis Diamantides, quienes estrenaron en el festival Drowning, una composición audiovisual basada en las sensaciones provocadas por el ahogamiento, y la obra de la alemana radicada en Rusia, Dasha Rush, uno de los talentos destacados del techno mundial, que presentó Aurora cerebralis, sonidos ambiente y techno de bajas pulsaciones que mutan con el arte en 3D del artista peruano Alex Guevara.

La ilustradora María Hesse y la cantante y compositora Lorena Álvarez ofrecieron una experiencia única, un ‘Concierto ilustrado’ en el que la música y la pintura se mezclaron para crear una obra artística elaborada en directo.

La sorpresa llegó la última semana de agosto con ‘Algo inesperado’, el enigmático concierto convertido ya en un clásico reclamado por el público de Veranos de la Villa y que en esta ocasión descubrió en el escenario al grupo Carolina Durante, una banda referente de la escena madrileña, para muchos, la más importante de su generación. El penúltimo concierto del festival llegó con las voces de Françoiz Breut y Cecilia Zango. La francesa, considerada por muchos como la gran diva de la chanson, interpretó canciones de su último disco, Flux flou de foule. Por su parte, la multifacética Cecilia Zango mostró su contundente y camaleónico estilo, cargado de melodías exóticas y ritmos sureños.

La sevillana Pastora Soler fue la encargada de clausurar el festival, el pasado domingo 29 de agosto, con un concierto en el que interpretó canciones de su último álbum ‘Sentir’, y realizó un guiño a Madrid con temas convertidos en himno, como ‘Madrid’ y ‘Mi Madrid’ que arrancaron las ovaciones de un público entregado.

Danza para contar la historia y celebrar la vida

Con tarantas, granaínas, abandolaos y soleás, la coreógrafa Eva Yerbabuena rebuscó en su pasado para reencontrarse con los lugares en los que vivió y que recrea en su última propuesta ‘Al igual que tú’, que colgó el cartel de entradas agotadas para su estreno en Madrid y la coreógrafa Sara Cano también ahondó en la historia y la identidad en su premiado espectáculo ‘Vengo!’ compuesto de retales flamencos, danza española y contemporánea y folclore español.

El festival también acogió el espectáculo ‘Wind’, que presentó el prestigioso Slovenian National Theater Opera and Ballet Ljubljana, con ocasión de la Presidencia eslovena del Consejo de la Unión Europea. Un programa compuesto y dirigido por Renato Zanella que incluye un sólido ballet de estilo neoclásico para el Concierto para piano n.º 5 en mi bemol mayor, op. 73, de Ludwig van Beethoven, y una revisión al Concierto de Año Nuevo vienés con las melodías más conocidas de Strauss y Gustav Mahler en Strauss’ dream.

Corea, país invitado a Veranos de la Villa 2021

En esta ocasión, el festival ha tenido a la República de Corea como país invitado, programando, en colaboración con la Embajada de la República de Corea y en el marco del 10º aniversario de la creación del Centro Cultural Coreano en España, siete actividades representativas del arte y la cultura de este país. El programa arrancó con el ‘Concurso K-POP en España 2021’, al que le siguió el singular concierto de Youn Sun Nah y Ulf Wakenius, considerados por muchos como la pareja perfecta del jazz. Corea también trajo dos propuestas escénicas:  la del creador teatral y compositor surcoreano, Jaha Koo, con su obra ‘The History of Korean Western Theatre’, un espectáculo a medio camino entre lo documental y la performance;  y ‘Iyagui: cuentos coreanos’, un espectáculo de la compañía 4 lunas, dirigido a público familiar, que rescata la tradición oral surcoreana representados a través de máscaras, figuras planas y música. La obra ‘The Signal of Light’ del creador audiovisual y pintor surcoreano Lee Lee Nam se proyectó en las pantallas exteriores del Teatro Lope de Vega, en colaboración con Stage Entertainment Spain. Más arte coreano en la exposición ‘Catorce relatos breves. | Made in Korea · Hecho en Corea · 한국에서 온 이야기’, organizada por Casa Asia, en colaboración con el Centro Cultural Coreano, aTt Técnicos de Teatro, Veranos de la Villa y Casa de Vacas, con el patrocinio de ACS y que reunió la obra de catorce artistas coreanos, representantes de las nuevas generaciones.

El bocado final de la completa programación de Corea fue la visita por primera vez a España, de la monja budista Jeong Kwan, la cocinera que, desde su retiro espiritual en el templo Baegyangsa, al sur de Seúl, ha logrado despertar la admiración de chefs y críticos gastronómicos de medio mundo, protagonista de uno de los episodios más populares de la tercera temporada del programa Chef´s table, de Netflix, en una agenda que contó con la colaboración de la Federación de Cocineros y Reposteros de España (FACYRE).

Veranos de la Villa también celebró Iberoamérica

Perú ha sido otro de los países protagonistas. La artista peruana Ety Fefer sorprendió con su propuesta de títeres bizarros, ‘Grumildos’, un universo fantástico en el que pudieron verse autómatas animados desfilando con una cadencia de movimientos fluidos y orgánicos e interactuando con el espectador, que llegaron al festival con la colaboración de la Embajada del Perú en España. De la mano de esta misma institución, y en conmemoración del Bicentenario del Perú, el cantante Pitingo rindió un sentido homenaje a Chabuca Granda, una de las cantautoras más relevantes del siglo XX.

La mirada de África

Del continente africano llegó la propuesta del coreógrafo sudafricano Gregory Maqoma, con ‘Broken Chord’, un espectáculo de coros y danza que rescata la historia del coro sudafricano The African Choir, que a finales del siglo XIX inició un viaje artístico por América y Europa que los convirtió en activistas del reformismo en su país. En esta ocasión, el autor contó con la colaboración de la Fundación Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid que acompañó a los cantantes bajo la dirección musical de Thuthuka Sibisi.

El séptimo arte y la moda

La sección ‘Cine caliente’, ciclo comisariado por La Juan Gallery, se encargó de atender las demandas del séptimo arte, con la proyección de tres películas “interrumpidas” por comentaristas que invitaron al espectador a participar como un elemento más de un arte vivo. Showgirls, de Paul Verhoeven; Casa Flora, de Ramón Fernández y Mujeres al borde de un ataque de nervios, de Pedro Almodóvar, fueron las obras comentadas, respectivamente, por Nerea Pérez de las Heras, Oro Jondo –el proyecto artístico multidisciplinar creado por Juan Sánchez Porta- y Valeria Vegas. Además, la Academia de Cine dio lectura a los ganadores de la tercera edición del Programa de Residencias que la institución cinematográfica realiza con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid, en la propuesta ‘Bienvenido, Míster Resident’, en referencia a la primera película dirigida en solitario por Luis García Berlanga, cuyo centenario conmemoramos este 2021.

La moda también ha tenido un espacio relevante en Veranos de la Villa. En colaboración con la revista TELVA y la Fundación de Ferrocarriles Españoles, algunos de los más reconocidos diseñadores rindieron homenaje a los referentes de la moda española en la pasarela y exposición ‘La influencia de los maestros españoles’.

La presencia del arte y una instalación transmedial

Durante todo el festival, el arte ha estado muy presente con las exposiciones ‘Aquí llegan ellas… Desde Suecia con cómics nuevos’, en CentroCentro, en colaboración con la Embajada de Suecia; la muestra de autores del cómic español ¿Pintas o dibujas?, un paseo por el arte de la mano del cómic en el Paseo de Recoletos y la mencionada Catorce relatos breves. | Made in Korea · Hecho en Corea · 한국에서 온 이야기.

El Centro Juvenil El Sitio de mi Recreo y el Auditorio Municipal Las Trece Rosas contaron con la propuesta multidisciplinar ‘La Sub25’, organizada por 21distritos. Una oportunidad para ver un festival dentro de un festival: conciertos, coloquios, exposiciones, artes escénicas, diseño y arte urbano fueron algunas de las actividades protagonizadas por creadores y artistas que aún no han cumplido el cuarto de siglo. Y con ‘Tatuar es cicatrizar juntas’, el Proyecto MEMENTO invitó a reflexionar sobre la construcción identitaria conforme al recuerdo colectivo y la piel como superficie simbólica. Un recorrido construido de manera colectiva en la que el público participó de manera activa.

Y para ‘Comerse el verano’…

Veranos de la Villa, en colaboración con la Federación de Cocineros y Reposteros de España (FACYRE), recuperó este año la sección ‘Comerse el verano’ en la que 16 restauradores de la ciudad propusieron una receta inspirada en alguna de las actividades que han podido verse en este festival.  En la web está disponible el recetario.

Patrocinador y colaboradores

Veranos de la Villa 2021 ha tenido el patrocinio principal de Banco Sabadell, la colaboración de Iberia y cerveza El Águila y como medio oficial a Telemadrid, que cumpliendo con su principio de servicio público retransmitió dos de los principales espectáculos.

Toda la programación puede consultarse en la web www.veranosdelavilla.com

Descargar material de prensa: https://www.veranosdelavilla.com/es/prensa